A la luz del farol

"una pasión imperdonable"
Fiódor Dostoyevski.

El era un

hijo de puta,

así con todas las palabras.

Un hijo de puta
que no dudaba
en herir con su boca
para conseguir
lo que quería.

Un hijo de puta
al que no le temblaba 
el pulso
para usar
sus manos
si su lengua
le parecía
insuficiente.

Un hijo de puta
con la careta
del alcohol.

Un cobarde
que corría
a esconderse
al te quiero
al te amo
al te necesito.

Un 
hijo 
de puta

que engañaba a muchos,

la engañaba a ella,

pero no a mí,

que lo veo 
como es,

un puto

maltratador.