Afinar

Llegue a casa
con una guitarra
que conseguí
en un trapi,
entonces mi padre
saco su afinador
para enseñarme
a utilizarlo.

El afinador
tiene en la pantalla,
a modo de velocímetro,
una aguja digital
que al tocar cada cuerda
va de izquierda
a derecha.

Tu aprieta o afloja
aquí en el clavijero
hasta que la aguja
este en el medio
¿Ves cómo se pone verde?
pues eso es
cuando esta afinada.
Esto tienes que hacerlo
siempre.

Y eso intento hacer,
aunque mis manos
apenas encuentren las notas,

afinar siempre,

aunque mis manos, he dicho,
apenas encuentren las notas
y queden lejos
las canciones.

Afinar

siempre,

porque es
lo único
que tengo

y es lo único
a lo que
me comprometo.
Alejandro Mallada, en 33 (2015, Ediciones en Huída)