Ambidiestro

De niño,
al colegio,
llevaba mis tijeras de zurdo
hasta que las perdí.
Entonces
cada vez que tenía
que recortar
me prestaban unas
y las tijeras y yo
comenzábamos
un tira y afloja.

Vencido,
acababa por coger
las tijeras
con la otra mano.

Todavía hoy
sigue la discusión
de cuando debo usar
la mano izquierda
y cuando aprender
a usar
la derecha.